Vinicius de Moraes: Soneto de fidelidade

De tudo, ao meu amor serei atento
Antes, e com tal zelo, e sempre, e tanto
Que mesmo em face do maior encanto
Dele se encante mais meu pensamento.
Quero vivê-lo em cada vão momento
E em seu louvor hei de espalhar meu canto
E rir meu riso e derramar meu pranto
Ao seu pesar ou seu contentamento.
E assim, quando mais tarde me procure
Quem sabe a morte, angústia de quem vive
Quem sabe a solidão, fim de quem ama
Eu possa (me) dizer do amor (que tive):
Que não seja imortal, posto que é chama
Mas que seja infinito enquanto dure.

——————————————————

De todo, a mi amor estaré atento
Antes, con tal celo, y siempre y tanto
Que, aún enfrentando el mayor encanto
Más ha de encantarse mi pensamiento.
Quiero vivirlo en cada vano momento
Y en su honor esparcir mi canto
Y reír mi risa y derramar mi llanto
Con su pesar, con su contento.
Y así, cuanto más tarde me procure
Quién sabe la muerte, angustia de quien vive,
Quién sabe la soledad, fin de quien ama,
Pueda decirme del amor (que tuve):
Que no sea inmortal, puesto que es llama,
Pero sí infinito, por cuanto dure.

Todo lo demás es nada

Cuando una simple mirada te hace soñar. Cuando una caricia hace que tu piel renazca. Cuando un beso inunda tu cuerpo de calor. Cuando las horas multiplican sus segundos o reducen drásticamente sus minutos en función de quien tengas a tu lado. Cuando un ejército de mariposas furiosas aletea en tu estómago. Cuando una aparición a deshora te hace la persona más feliz del mundo. Cuando un sofá y una manta son todo lo necesario para pasar las mejores horas del día. Cuando un abrazo cálido te devuelve a la vida. Cuando no importa dormir menos horas para seguir hablando un rato más. Cuando unos labios susurran en tu oído un “te amo”… Cuando todo esto es tu día a día, todo lo demás es nada…